fbpx

images8OIUKQH8Recuerdo cuando era una niña y acompañaba a mi madre al ritual de la peluquería, que cuándo entraba en ella olía a amoníaco y laca, a “plis” y a tinte… olía a peluquería. Ahora ya no, las peluquerías ya no tienen ese aroma tan propio de su profesión.

Lo mismo pasa en casi todas las panaderías, no huelen a pan cocido, a harina y levadura, al calor del horno al funcionar. Disponemos de mucha variedad de pan y bollería, pero localizas las panaderías por el escaparate, no por su olor.

O las cafeterías… que no huelen a café recién molido ó recién hecho.

El olor lo asociamos a recuerdos, no hay ningún sentido tan rápido que estimule inmediatamente una imagen ó una sensación. Eso es porque en la mucosa nasal superior, la pituitaria amarilla, recoge las sensaciones olorosas y las envía al bulbo olfatorio, y de ahí directamente a la corteza cerebral dónde se hacen conscientes. Pero es un trayecto muy corto, pues todas éstas estructuras están muy juntas. Es por ello que la conexión olor-recuerdo es casi inmediata.

Somos capaces de diferenciar hasta 10.000 olores diferentes. Estudios demuestran que hasta el 75% de las emociones están relacionadas con olores determinados. Somos básicamente visuales, queremos lo que nos entra por los ojos, pero una vez visto “ya está”. Pero el olor del perfume de un ser querido, de la ropa limpia, del coche nuevo, de una cueva, de una crema… ese perdura asociado a nuestras vivencias.

¿ Podríamos asociar la Medicina Estética a un olor ? ¿ A un recuerdo de una experiencia positiva y agradable que se quiera volver a experimentar ?

Podríamos ponerle una fragancia de flores blancas asociada a la limpieza y pureza, con unas gotas de olor cálido y sensual como el ylang-ylang ó patchuli por el toque de autosatisfacción que produce sentirse mejor, un punto de aroma de rosas asociada a la belleza.. Sería estupéndo poder crear un ambiente en el que al entrar en él quede tan grabado en la memoria que, si se vuelve a oler, se asocie inmediatamente a un espacio dónde la salud , belleza y calidad de vida van juntas. Un sitio al que se quiere volver y repetir una maravillosa experiencia .