fbpx

Quienes somos

Conócenos

 

Dra. Inmaculada Vera Serra

Médico Estético, Dirección Médica en Veramedica

Desde 1994, funda y dirige su propia Clínica de Medicina Estética y BioLógica, que fue el inicio de Veramedica. Formación continua, Experiencia y Honestidad, son los tres pilares en los que se apoya su trabajo.

Asistentente a múltiples Cursos, Congresos y Talleres formativos de su especialidad. Docente del Master de Medicina Estética del ADEIT ( Universidad de Valencia ).

 

Me encanta mi profesión, ser Médico, por eso estudié Medicina ,con la vocación de tratar enfermedades, curar o , al menos, aliviar el sufrimiento físico. Aunque mi pasión era el dibujo y las Bellas Artes.

Conocí la Medicina Estética como paciente, todavía de estudiante, pues tenía las piernas más anchas de lo que me gustaría, así que me trataba con mesoterapia.. y fui testigo de la mejoría que conseguía. Con el tiempo, uní ( de manera inconsciente ) mis dos pasiones,: la Salud, y el Arte, la capacidad de resaltar la belleza de cada persona , de mantener y mejorar su salud física por dentro y por fuera. De englobar a la persona como un todo, con un estilo de vida, una personalidad, con ó sin enfermedades   y tratamientos que entiendo hasta dónde se puede llegar y que límites son infranqueables, que tratamientos son contraproducentes ó no están indicados, cuáles son los mejores para cada uno. 

A partir de ésas bases, es necesaria una formación técnica constante, dada la gran evolución que ha obtenido la Medicina Estética en los últimos años, y, lo más importante, saber escuchar a la persona que viene a la consulta. Es la especialidad del saber entender qué se quiere conseguir, no es una especialidad de diagnóstico X = tratamiento X , sino de persona-paciente X= tratamiento X.

” Es mucho más importante saber qué tipo de paciente tiene una enfermedad que qué clase de enfermedad tiene un paciente”

-William Osler.

 

Soledad Andreu

Ayudante y Auxiliar

Belén Fernández

Ayudante y Auxiliar 

 

” La belleza de un cuerpo no se rige por su perfección,

sino por la armonía y equilibrio de sus facciones “